Etiquetas coronavirus enjuague bucal

Producen en Carcarañá un enjuague y aseguran que previene el contagio del Covid

Su cobertura dura, afirman los desarrolladores, hasta cinco horas y evita que quienes cursan la enfermedad contagien a otros. También es preventivo en personas sanas. Se desarrolló en un laboratorio de Carcarañá y fue testeado por universidades del mundo

14 de enero de 2022


Un joven laboratorio de Carcarañá especializado en la industria farmacéutica logró un producto innovador y de singular relevancia para hacerle frente, aseguran, al SARS-CoV-2 y todas sus variantes. Se trata de un enjuague bucal que puede anular hasta cinco horas el virus en pacientes positivos impidiendo el contagio hacia otras personas e incluso previene la enfermedad en personas sanas.

El desarrollo lo hizo Brix S.R.L., una empresa de accionistas locales que se encuentra en el área industrial de Carcarañá sobre la ex ruta 9 y S26. Se venden en Argentina y varios países de Latinoamérica bajo el nombre Xyntrus. Anuncian que en breve estará disponible en Europa.

Teniendo en cuenta que el contagio se da por las microgotas de saliva que emanamos al respirar, este bioenjuague bucal permite romper la doble membrana lipídica del virus causante del covid-19 con una eficacia mayor del 99,99 por ciento, inactivándolo para que pierda su capacidad de replicarse, infectar células y transmitirse.

En Argentina se fabrica en dos plantas, la de Carcarañá y otra ubicada en Buenos Aires. También lo elabora la empresa Zeyco en México y el laboratorio Boniquet de Barcelona, España. Para lograr su patente, fue estudiado por científicos y participaron universidades europeas y americanas y publicado en la revista científica Healthcare.

El desarrollo se hizo en Argentina conjuntamente con científicos de México y Colombia, pero la comunidad científica que estudió el producto fue convocada por el odontólogo español radicado en Canarias, Héctor J. Rodríguez Casanovas. En España la noticia tuvo una explosión mediática en estos días pero recién se comenzará a vender el mes entrante.

Xyntrus se consigue en Argentina, México, Venezuela, Colombia y próximamente en toda Europa y Estados Unidos. Este simple enjuague bucal tiene un costo muy accesible y lo pueden usar también los niños ya que hay una versión para ellos. Brix S.R.L. tiene tres filiales; Brix Argentina (Carcarañá), Brix Ibérica y Brix USA.

Mauricio Dobboletta, uno de los titulares del laboratorio, explicó a La Capital como surgió este descubrimiento científico: “Nuestros productos son de odontología y se venden en 47 países. En mayo de 2020, un reconocido odontólogo colombiano, Enrique Jadad Bechara, nos pidió un producto que diera seguridad para meterse en la boca de los pacientes durante la pandemia”.

“Pusimos toda la maquinaria a trabajar. Empezamos a pensar qué tenían en común el Covid, los herpes, HPV, HIV y bacterias y nos dimos cuenta que es la membrana. Fue así que se nos ocurrió usar el D-limoneno bioencapsulado o terpeno de naranja, un aceite esencial que está en la cascara de la naranja”.

“Este componente desengrasa y rompe la membrana de los virus, herpes y bacterias. Fue una solución natural y simple a un problema grave que había. Entonces lo pusimos en un colutorio (enjuague). Los estudios los hizo un virólogo en la Universidad de Barranquillas (Colombia) y se mandaron a ensayar a las universidades de Europa. Luego lo registramos en en Anmat (Argentina), en la Ema europea, en Colombia y México.

“Es un producto espectacular para el Covid-19 pero se va a seguir utilizándose en odontología y en otorrinolaringología por su poderoso descenso de la carga viral que ayuda a minimizar y reducir los contagios de otras enfermedades virales o bacterianas. Antes de esto, no había nada que le diera tranquilidad al profesional para que pueda trabajar en una boca bajando carga viral o bacteriana a casi cero”, precisó Dobboletta que es ingeniero químico.

Brix S.R.L. cuenta con una planta de no más de 50 profesionales. Surgió en el año 2010 desde la iniciativa y la investigación para el desarrollo científico de especialidades medicinales y productos médicos innovadores destinados al tratamiento de tejidos necróticos en odontología, oftalmología, traumatología, dermatología, cirugía cardiovascular, cirugía plástica, entre otras.

Sus productos llegan a manos de profesionales de todo el país y del exterior con el objetivo de mejorar la salud y la calidad de vida de millones de personas sin importar su clase social o lugar de residencia. Esta empresa es la misma que inventó la pasta dental que, al aplicarla sobre caries, las quita sin necesidad de usar el torno.

Dobboletta comentó que “se puede utilizar prolongadamente porque no tiene afectos adversos, suma sabor fresco a la boca, evita problemas dentales futuros y es accesible. Y si alguna persona le duele la garganta o está enferma, no llega a desarrollar la enfermedad con síntomas ya que esa carga viral no se le va a los pulmones y tampoco pierde el olfato y gusto”, sumó.

Los empleados de Brix “se hacen cada cinco horas un enjuague y yo lo uso todo el tiempo estando sano, lo mismo mi esposa e hijas que lo utilizan también cuando van y vuelven del colegio o el club. También sus amigos cuando vienen a la pileta, de esa manera puedan jugar y gritar y estamos tranquilos de que, si los papás están contagiados, sus hijos no van a contagiar a los míos”.

El ingeniero químico opinó que “dependería de lo que determinen los protocolos sanitarios y de cada empresa si utilizando el enjuague y el barbijo se podría seguir trabajando o asistiendo a reuniones masivas. Lo ideal es usarlo al ingresar a un espacio cerrado, al mediodía y cuando te vas. En tu casa, donde hay un positivo o aislado por contacto estrecho, le das el Xyntrus y la probabilidad de que contagie es casi cero”.

Dobboletta contó que hicieron una versión para chicos cuyo sabor es tutifruti; “lo eligieron mis hijas y sobrinas, ellas estuvieron en el laboratorio de desarrollo probando más de 40 formulas hasta que dijeron cuál era la que querían. El producto resultó también muy eficiente en herpes, dolores de garganta, aftas y llagas”.

“En argentina se vende a 890 pesos y tiene de 50 a 100 dosis, un costo promedio de 10 pesos la dosis. En Rosario se consigue en dos cadenas farmacéuticas. También viene en ampollas de 10 ml. para que lo lleven en la cartera o el auto y hay una versión más económica para la industria y hogar; se trata de un sachet tipo el de champú que lo cortas y te lo metes en la boca, la selección de Colombia lo usa”, agregó el dueño del laboratorio de Carcarañá.

En esa línea, afirmó que "hay varios clubes que lo están pidiendo y estamos en tratativas con una fundación que quizás lo done a equipos de fútbol como River y Boca. A la vez, existen otras interesadas en distribuirlas para bajar los contactos”. El ingeniero explicó que no se podía publicitar “hasta que no estuviera avalado en un organismo internacional y mostros respetamos la ley. Ahora la noticia la hizo la ciencia misma ya que se publicó en una revista científica y ya trascendió en Europa, Estados Unidos e incluso Chile”.

De Carcarañá al mundo
La comunidad científica se unió para hacer este producto que comenzó en Carcarañá donde se sembró la idea y el desarrollo, pero el mundo lo regó y se cosechó", resumió Dobboletta cuya familia reside en esta localidad desde hace 115 años. Brix S.R.L está formada por capitales locales.

Mauricio además de trabajar con sus hermanos Cristina y Horacio, contó que Brix tiene muchos accionistas. "Son amigos y empresarios como Salvador Fussetti, Pablo Vadillo, Esteban Bellabarba, Silvia Suarez, Felipe Acosta y el pilar de la compañía; el CMO Juan Ignacio Zagari que hace los negocios internacionales".

Su cobertura dura hasta cinco horas y evita que quienes cursan la enfermedad contagien a otros.
Su cobertura dura hasta cinco horas y evita que quienes cursan la enfermedad contagien a otros.

“El equipo de trabajo local está integrado por biotecnólogos, farmacéuticos e ingenieros químicos que mantenemos contacto permanente con especialistas de muchos países. Ellos son Giuliana Torcolese, Valeria Griecco, Leandro Herrera y Romina Merindol”, sumó . El grupo cuenta con tres empresas en el parque industrial.

Para lograr este producto contaron con esos socios y accionistas amigos más otros del exterior como un productor cafetero colombiano que financió gran parte. Lo llamativo es que sólo se invirtieron 220 mil dólares entre patentes estadounidenses y el desarrollo propiamente dicho.

“El resto fueron canje y trabajo ad honoren de varios científicos porque había mucho interés, de los contrario un desarrollo de este tipo debería valer entre 10 y 15 millones de dólares. Lo hicimos bien a lo argentino, pidiendo favores, como el de muchos laboratorios que nos han hecho ensayos a través de fundaciones y hubo mucha inversión de universidades europeas; el mundo nos ayudó porque era para todos”, resaltó Doboletta.

“Lo concreto es que con poco dinero por día podes proteger tu casa y tu empresa. No lo cobramos más caro porque con ese precio todos tienen margen y pagamos las regalías a los científicos que colaboraron en el desarrollo. Lo que uno siembra, uno cosecha por eso tiene que ser accesible ya que el mundo nos regaló su trabajo”, resumió el empresario carcarañense.

Por último, dijo que espera que a partir de la difusión y la demanda, las droguerías lo incluyan para que llegue a todas las farmacias. Brix S.R.L. Argentina está en condiciones de producir en las planta de Buenos Aires y Carcarañá, doscientas millones de dosis por mes.

Fuente: La Capital