Santo Tomé

Cómo continúa la salud del joven con obesidad mórbida internado en el Cullen

Días atrás, Octavio le contó a Veo Noticias su padecimiento y luego fue trasladado al nosocomio por una infección.

El subdirector del Hospital Cullen, Hernán Malatini, dialogó con Veo Noticias sobre el estado de salud de Octavio Becerra, el paciente que ingresó el miércoles al nosocomio con obesidad mórbida que no cuenta con ingresos  ni asistencia médica para atender su salud.

El médico dijo que “es un paciente joven hiper obeso que ha ingresado a una sala del hospital. Llamó la atención al tener este peso tan importante e ingresó por una infección en partes blandas en miembro inferior, tenía antecedentes de lesiones en piel, algo que es bastante frecuente en estas patologías. Los pacientes obesos son más lábiles, en este caso se le detectó un problema renal que se está estudiando y también un problema de falta de aire que puede ser propio de la obesidad o por una patología cardiológica. Se le realizaron los estudios correspondientes y estudios  de laboratorio generales”.

Leé también: Piden ayuda para un joven con obesidad mórbida

“Es un paciente para ser tratado con un equipo interdisciplinarios, va a intervenir Clínica, el equipo de nutrición, cardiología y el servicio de piel, por el momento se encuentra estable”, agregó.

“El proceso que comenzó ayer va a tener continuidad, inicialmente se lo hará en internación y cuando el paciente pueda ser externado, que no sabemos cuándo será, se continuará en su domicilio u otra institución. En general, los obesos son pacientes de difícil tratamiento y seguimiento, hay que abordarlos desde diferentes lados, desde la salud mental para saber cuál es motivo de la ingesta excesiva, también controles de tipo clínico y cardiológico”, explicó.

Octavio le había contado a Veo que sus “amigos me van consiguiendo algunas cosas, los vecinos también me ayudan. Voy al Samco a pedir medicamentos, que me tienen que dar para dos meses y me dan para 20 días nomás. Me dicen que es porque no voy, pero la vez que iba no tenían y me cansé”. Además, dijo que “antes, al entrar a Ravena estaba pesando 285 kilos, he estado en 315, bajé 84 kilos antes de la Pandemia. Y cómo no tengo para comprar comida saludable, vuelvo a comer harinas“.

Etiquetas

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close