NoticiasDeportes

El video que revela la amenaza de “Bebote” Álvarez al ex presidente de Independiente

El video difundido por TyC Sports muestra como 20 barras y hasta un niño interrumpen una sala donde se encontraba Cantero.

Un video expuso hoy como barras bravas de Independiente, con Pablo “Bebote” Álvarez y un niño a la cabeza, ingresaron al despacho del expresidente Javier Cantero y lo amedrentaron.

El hecho, ocurrido el 5 de marzo de 2012, fue dado a conocer hoy por TyC Sports y se observa claramente cómo en primera instancia el líder de la barra entra a la sede de Avenida Mitre. Cerca de las 14:00, “Bebote” Álvarez junto a su ladero “Loquillo” arribaron al lugar, en el que no había policía, según relató el propio Cantero.

Lo curioso es que en las imágenes se ve a un nene, algo que el expresidente interpretó en declaraciones al mismo medio: “Se movieron así para demostrarle a la policía o a la Justicia que fue algo familiar y que no iban a amedrentar al presidente”.

En primera instancia, los barras le anunciaron a la secretaria de Cantero que querían ingresar a su despacho para reunirse con él, pero luego de consultarlo con el dirigente, ese pedido fue denegado. Luego de una segunda solicitud, Cantero terminó accediendo y los recibió, en una situación que cuenta con imágenes dantescas, captadas por las cámaras de seguridad del club.

“A Bebote nadie le decía nada, era como el dueño de la situación. Traía una lista de pedidos: sobre todo quería guardar las banderas en otro predio porque yo no las quería dentro del club. Le dije que se las llevara y que se tenía que hacer cargo de trasladarlas porque era una gran cantidad de metros cuadrados, todos apretujados, y ahí podían guardar armas, droga o hasta un muerto. Esas banderas eran incontrolables”, dijo el expresidente.

El jefe de Seguridad de Independiente y efectivos de la policía llegaron once minutos después del inicio del cónclave en el despacho ya que “se habían ido al estadio por un control”, según le dijo su secretaria a Cantero. Cantero relató que, antes del ingreso de los barras, le mandó un mensaje a Rubén Pérez, en ese entonces encargado de la seguridad en la provincia de Buenos Aires, en el que decía “estoy solo, necesito policía”.

A su despacho ingresaron todos los barras y una mujer de seguridad privada, que poco pudo hacer y todos ocuparon una silla con dos detalles: “Bebote” se colocó al lado del entonces presidente y dejó una vacía al lado del dirigente. Mientras el barra y Cantero discutían de manera tensa, había tres personas en la puerta de la sede que hacían de “campana”. “Además de las banderas, me pedía pedía entradas y plata para los viajes. La discusión fue fuerte, le dije que era un cagador hijo de p… Él me contaba que cuidaba a los hinchas cada vez que el equipo jugaba de visitante. Los otros que estaban en la mesa me mostraban sus carnets de socios y reprochaban mi forma de dirigirme hacia ellos”, rememoró.

Sin embargo, el momento de máxima tensión se produjo cuando la última persona que había ingresado, que se colocó a la izquierda de Cantero, se para dos veces y le dice algo en la cara al directivo. “Parecía todo guionado. Bebote era como el policía bueno y la otra persona, el malo. Quería que cayera en el síndrome de Estocolmo. Si hago un resumen, Bebote me decía que el club era de ellos y que yo iba en contra del sistema. Me dijeron que me iba a ir mal y que mi presencia no perduraría en el tiempo pero que la de ellos sí”, enfatizó.

“Pero yo era el presidente y tenía la responsabilidad de enfrentarlos, no podía hacer otra cosa que cumplir con mi rol.
Ellos estaban acostumbrados a manejar muchos negocios dentro y fuera del estadio, además de ejercer violencia. Eran como 27 contra mí. No temí por mi vida, pero se me hizo muy largo”, cerró. Once minutos después, la policía y el jefe de seguridad de Independiente ingresaron a la sede y al despacho, pero nunca interfirieron en la discusión.

Una vez finalizado el tenso diálogo entre “Bebote” y Cantero, el barra dio la orden de que todos se retiren y deja la lista de pretensiones sobre la mesa, en un encuentro que duró cerca de 18 minutos. La barra de Independiente se retiró sin impedimentos de la sede y Cantero, días después, los colocó en el derecho de admisión.

Fuente: NA

Etiquetas
Mostrar mas

Articulos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close